Natalio del Álamo uno de los mejores sumiller de nuestro país ha impartido una clase magistral a nuestros alumnos sobre su profesión.

Gracias a su profesionalidad y gran talante los estudiantes han profundizado en cómo la sumillería contribuye en la compra de vinos y otras bebidas en función de la clientela y de la carta gastronómica del establecimiento. El sumiller participa activamente en la gestión de las existencias, en la composición y la redacción de la carta de vinos, bebidas espirituosas y otras bebidas, y aconseja a los clientes los mejores maridajes entre “comidas y vinos”. Tiene la importante función de analizar y comprender el gusto de los clientes, con el fin de aconsejarles y servirles los vinos (u otras bebidas) acompañando los platos más convenientes. Asimismo, el sumiller puede asesorar a los agentes de distribución y tiendas especializados. Es un profesional que actúa como enlace interactivo entre el productor y el consumidor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.